Poesía

Polvo sobre arena

Polvo sobre arena

Pilar Mata Solano. sehaeditions@gmail.com

En pleno mar marfil, ciego, el cielo, el polvo vuela, ala de arena. Poemario de bibliófilo, edición limitada, numerada, firmada por la autora que viaja desde: La danza de ceniza, A fuerza de ser callado hervía el volcán & Fúnebre aullar, junto a: Caliente frío helado, El gato y el ojo + Pálido instante: Me lanzo al delirio sublime o El arrullo. Selección de poesías que componen parte del universo de POLVO SOBRE ARENA, y, La caricia de una flecha, La señora Ñ.
Portada Bulto

Bulto

Jonás Sánchez Pedrero

EL FUEGO Por las afueras del tiempo hay una luz que tantea mi mano. Como un sorbo de pájaro, como la sed del ni o a la que nadie se opone, voy fingiendo la soledad y las cosas. Ya vuelven tus p jaros, tu aleteo intacto de limón, y vuelvo a besarte con la arrogancia del viajero. Hay atracción en el miedo, por eso acompleja tu cercan a, tu más allá  de disparo.
Portada Repertorio de venenos

Repertorio de venenos

Antonio Orihuela

A modo de prólogo:Juan Carlos Usó
Hace unos meses mi buen amigo Antonio Orihuela me llamó para hacerme una propuesta que, desde luego, no esperaba para nada. Quería saber si estaría dispuesto a seleccionar y prologar una antología de su obra poética. No debía tratarse de una antología al uso, dijo, sino vertebrada en torno a los venenos. Le había surgido la oportunidad y le placería, insistió, contar conmigo para ese menester. Para ablandarme y convencerme,…
Portada Poemas y escritos

Poemas y escritos

J. Daniel Vidal

Pese a que en alguna ocasión lo había deseado con fuerza, no conseguía dar con la fórmula adecuada que le permitiera contentar a su mujer, a su madre, a sus amigos, a todos los demás y a sí mismo a un tiempo. Comenzó a sentirse preocupado. Y a menudo se rascaba absurdamente la cabeza…
Miguel Ángel Velasco

Homenaje a Miguel Ángel Velasco

Miguel Ángel Velasco

Querido Miguel, “Hombre-leño” me motejaste durante una velada de altura en que la materia —la mía— ofrecía más resistencia de la habitual a la sustancia. Fueron testigos de aquel bautismo travieso y gamberro otro amigo poeta, una diosa germánica y una ninfa autóctona… Imposible mejor compañía para un viaje interior. Luego —¿o fue antes?— me regalaste el esqueleto de un erizo de mar, que es un poema: “pagoda pura de la simetría”, certificaste. Y también un poema, que es un erizo,…
Solo quedas tu

Solo quedas tú

J. Daniel Vidal

El hombre caminaba lentamente.
Prudencia.
La bestia rompió su pata contra un árbol en su loca carrera de inconsciencia.
Atravesó el bosque.
Vio el horizonte y apagó su aliento.
El hombre siguió su reguero de sangre y llegó también hasta el final.
Sólo encontró un recuerdo.
Y vio un cadáver reflejarse en las aguas.